Es el trastorno genético más frecuente, con 4,5 casos por 1.000 habitantes.

Las pruebas genéticas deben llevarse a cabo para evaluar a los pacientes con un familiar de primer grado con hemocromatosis hereditaria o en pacientes con una saturación de transferrina mayor del 45%, repetido al menos una vez, y niveles de ferritina elevados que no se explican por otras causas .

Ahora va la chuleta práctica para cuando nos llegue el resultado del laboratorio.

Hemocromatosis

Susana