Doctora, se me olvidan las cosas, ¿no hay algo para tomar?, a ver si voy a tener Alzheimer…”

Cuando nos enfrentamos a estos pacientes, ¿qué podemos hacer para tranquilizarlos a ellos y a nosotros?.

El deterioro cognitivo leve (DCL) se caracteriza por una pérdida reciente y leve de alguna de las áreas de conocimiento (memoria, función ejecutiva, atención, lenguaje o habilidades visoespaciales), superior a la que cabría esperar por la edad y el nivel educativo del paciente.

A diferencia de la demencia, en el DCL se conservan las funciones mentales que intervienen en el proceso de la toma de decisiones, organización de ideas, pensamiento abstracto, planificación y realización de planes, por lo que las actividades de la vida diaria permanecen intactas.

El 10-15% de estos pacientes evolucionan cada año a un cuadro de enfermedad de Alzheimer comparado con el 1-2% de las personas sanas de la misma edad, por lo que es muy importante estar atentos a su evolución.

En cuanto al diagnostico, comenzamos con los análisis para descartar causas corregibles:

Y a continuación pasamos a los tests. No sé vosotros, pero yo cada vez que paso el minimental famoso me siento como una idiota y siempre saco la misma conclusión: no se acuerdan de las famosas palabras, pero el test me puntúa normal. Y ahora…. ¿qué hago?. Pues bien, existe un test con una mayor sensibilidad para detectar el DCL: The Montreal Cognitive-Assessment (validado en español, disponible en www.mocatest.org):

Y termino con el tratamiento. Actualmente no existe ningún fármaco eficaz para el tratamiento del DCL ni como medida de prevención primaria para evitar la progresión a una demencia.

El control adecuado de la HTA ha demostrado reducir la incidencia de demencia en la población general. El objetivo de las cifras de presión arterial sistólica debe ser igual o inferior a 140 mmHg.

Por suerte, sabemos que el cerebro conserva aún en la vejez un elevado grado de plasticidad, y que la pérdida de memoria puede frenarse y revertirse si se interviene tempranamente.

Aunque sea más fácil y rápido prescribir un fármaco, aquí os pongo algún consejo para ir entrenando nuestras neuronas, y la de nuestros pacientes:

https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-tratamiento-del-deterioro-cognitivo-leve-1305312

https://www.fisterra.com/guias-clinicas/deterioro-cognitivo-leve/

Susana

Volumen I y II

€40,00